Reconstrucción posterior al terremoto de L’Aquila

Tubos corrugados Ecopal   y pozos con base inyectada

Tras los desastrosos acontecimientos que afectaron a la provincia de L’Aquila en abril de 2009, el Consorcio ForCase identificó 19 zonas cercanas a la capital en las que se podían construir nuevas viviendas para 12 000 personas.

Se han elegido e instalado tuberías corrugadas de polietileno de alta densidad Ecopal para la construcción de las obras de urbanización de los nuevos barrios y en particular para el sistema de alcantarillado de aguas blancas.

Los diámetros utilizados van desde ND/OD 315 hasta ND/ID 800.

También con respecto a los elementos complementarios presentes a lo largo de la red (pozos, imbornales y acoplamientos), la elección recayó en los productos de polietileno del Grupo Polieco.

Específicamente, se han utilizado los siguientes:

  • pozos con base inyectada en línea o con tres entradas fabricados por rotomoldeo para tuberías de hasta diámetro ND/OD 630;
  • pozos hechos de tubo corrugado para tuberías de diámetro ND/ID 600;
  • acoplamientos ND/OD 160 producidos por moldeo por inyección que se pueden conectar directamente a las tuberías principales o a los pozos mediante una simple operación de perforación de la tubería principal o del realce del pozo;
  • imbornales sifonados producidos por un proceso de rotomoldeo que tiene una salida ND/OD 160 que se puede conectar por el sistema descrito anteriormente directamente con las tuberías principales o con los pozos.

Las razones que llevaron a los diseñadores de Protección Civil a elegir productos plásticos son técnicas, por un lado, y logísticas/organizativas por el otro.

Las tuberías corrugadas de polietileno, además de presentar características técnicas de absoluta importancia (resistencia a la abrasión, resistencia a agentes químicos, flexibilidad, ligereza, versatilidad), muestran, de hecho, una notable adaptabilidad a los movimientos del suelo causados por desprendimientos, deslizamientos de tierra, terremotos, gracias a las propiedades viscoelásticas del polímero que caracteriza la materia prima.

El uso de tubos corrugados de polietileno es particularmente ventajoso en presencia de movimientos transversales: aunque hay un espacio reducido entre el tubo interior y el manguito, que es suficiente para la colocación del labio de la junta, pueden absorber cualquier esfuerzo sísmico en la dirección transversal gracias a la deformabilidad del sistema de juntas que permite valores del 5 %.

Otra característica fundamental en el caso de eventos sísmicos es también la longitud del tubo abocardado: las tuberías de polietileno corrugado están conectadas de hecho a través de un manguito/tubo abocardado caracterizado por una longitud considerablemente mayor que, por ejemplo, una tubería de hormigón: el sistema de juntas diseñado por Polieco Group puede soportar movimientos axiales entre 100 mm para una tubería ND/OD 315 y 165 mm para una tubería ND/OD 800.

La junta también se aloja dentro del espacio entre dos corrugaciones, lo que impide que se escape durante la fase de montaje o durante cualquier movimiento del suelo.

Gracias a la longitud del manguito también existe la posibilidad de utilizar, con el fin de aumentar la garantía de sellado hidráulico del sistema, dos juntas por pieza.

Además de estas razones técnicas, también existen algunas características logísticas fundamentales en el caso de eventos excepcionales, como los previstos para la reconstrucción en Abruzzo: en este caso los contratistas tuvieron de hecho sesenta días, incluidos sábado y domingo, para concluir la instalación y colocación de tuberías para las redes de acueductos y alcantarillado con las respectivas conexiones de los imbornales y desagües de las nuevas viviendas.

En esta circunstancia específica, las características peculiares de las tuberías corrugadas y los pozos de polietileno, como, por ejemplo, la longitud de las barras igual a 6 m, la ligereza, la flexibilidad, la sencillez de hacer las conexiones, la posibilidad de crear cualquier pieza especial han hecho que la instalación de toda la red sea más rápida.

El sello hidráulico del sistema de alcantarillado consistente en tuberías corrugadas de polietileno se probó, bajo la dirección y control de representantes de Protección Civil, de acuerdo con la norma de referencia UNI EN 1610, a una presión de 0,2 bar con resultados globales que son ciertamente satisfactorios.

  • Date